fbpx

El consumo de alimentos, como salchichas, jamón, hamburguesas, sopas instantáneas, papas fritas, entre otros alimentos procesados, son causantes de adicción, de acuerdo con investigadores de la Universidad de Michigan. Además, pueden llegar a producir el mismo efecto en el cerebro que el abuso de drogas, como la cocaína y heroína.

Cabe resaltar que, la sensación de placer que generan, anulen la sensación de saciedad, provocando que las personas continúen comiendo, aunque ya no tengan hambre, ocasionando obesidad.
Pero ¿cómo podemos contribuir a superar la adicción por la comida?

1. Haz deporte, empieza a correr

La mayoría de las adicciones tienen un origen psicológico, por estrés, carencias afectivas, inseguridad, problemas en la vida, etc. El ejercicio es clave para superar el origen del problema: calmar la ansiedad, aumentar la autoestima, aumentar la vitalidad, etc. La carrera es uno de los deportes que más ayudan a superar las adicciones como el tabaco, el alcohol, drogas, etc. y especialmente es efectiva con los alimentos, pues la mayoría de los comedores compulsivos experimentan un control sobre su apetito al correr.

2. Aprende a escuchar tu cuerpo, no a consentirlo

Muchas personas dicen que comen chocolate porque el cuerpo o la mente se lo pide, incluso se justifican pensando que es un alimento sano, porque hay muchos estudios que lo corroboran. Empieza a identificar tus hábitos ¿comes chocolate cuando eres feliz? ¿lo necesitas de verdad? ¿Puedes pasar el día sin comer ni una onza? Responde con sinceridad y sabrás que muchas veces el cuerpo te pide calma o energía, pero no chocolate u otro alimento adictivo.

3. Sigue un horario

Una forma fácil de controlar el apetito está en obligarte a realizar 5 comidas al día en horas concretas, adaptadas a tu ritmo diario. Hay que empezar con un buen desayuno energético y sano, nada de café, pues es una de las comidas importantes del día. Si no puedes desayunar bien porque te levantas a horas muy tempranas, desayuna después, pero antes de las 9:30. Si eres de las personas que pueden controlar su apetito durante todo el día, pero se descontrolan a la hora de la cena o en el fin de semana, no cambies tu rutina, come frecuentemente y no elimines ninguna comida para evitar tener hambre.

4. Prioriza
No hay problema por hacer comidas ligeras entre las comidas principales. Si corres cada día y entrenas a tope, puedes necesitar comer cada tres horas para mantener constantes los niveles de azúcar, pero no te vale cualquier alimento. Escoge siempre con inteligencia, tomando alimentos con índice glucémico bajo y ricos en fibra como las frutas, yogures, pan integral con queso fresco, etc.

5. Descansa bien
Cuando duermes poco o mal, el cuerpo te pide energía y tu voluntad anda por los suelos. En un reciente estudio se vio que las personas que dormían pocas horas escogían alimentos adictivos durante el día, mientras que las que descansaban solían comer de forma equilibrada y sana.

6. Dale a la fibra
Los alimentos ricos en fibra producen sensación de saciedad, o lo que es lo mismo, te hacen sentirte hinchado y retrasan la aparición del hambre y los picoteos. Escoge siempre alimentos integrales (pan, pasta, arroz, cereales, etc.) y verduras crudas o cocidas (ensaladas, acelgas, lechugas, espinacas, apio, etc.) como acompañamiento o primer plato.

7. Acepta las debilidades
Que reconozcas tu adicción a las galletas de chocolate no quiere decir que no las pruebes nunca más. Los antojos son algo normal siempre que se hagan con moderación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú