fbpx

En el año 1931 el científico Otto Heinrich Warburg, recibió el premio Nobel en Medicina y Fisiología por descubrir el proceso de fermentación celular al entrar en procesos anaeróbicos (de falta de oxígeno). La falta de oxígeno en los tejidos es el preámbulo del desarrollo del cáncer, dado que un entorno sin oxígeno se vuelve ácido, y es en este entorno donde surgen las células cancerosas. Según el Sr. Warburg, el cáncer es la consecuencia de una alimentación y un estilo de vida antifisiológico.

¿QUÉ SE ENTIENDE POR UN ALIMENTO ACIDIFICANTE Y ALCALINIZANTE?
El agua pura, que es neutra, tiene un pH 7,07.
En general, la mayoría de las frutas y verduras resultan alcalinizantes. Muchas frutas (cítricos) tienen un pH bajo, resultan ácidas. Aclaremos una confusión generalizada: no es lo mismo la reacción química de un alimento fuera que dentro del organismo. Cuando el alimento se metaboliza, puede generar una reacción totalmente distinta a su característica original. Es el caso del limón o de la miel. Ambos tienen pH ácido, pero una vez dentro del organismo provocan una reacción alcalina.

Los minerales juegan un rol importante en el comportamiento acidificante o alcalinizante de los alimentos. Por lo general resultan acidificantes aquellos alimentos que poseen un alto contenido de azufre, fósforo y cloro. En cambio, son alcalinizantes aquellos que contienen buena dosis de: calcio, magnesio, sodio y potasio.

Es importante conocer el proceso de elaboración de las comidas. Un 40-60% de los elementos minerales y un 95% de las vitaminas y bases, se pierden en el agua de cocción de las verduras. De ahí la importancia del sistema oriental de cocer las verduras al vapor en cestas de acero, o sea, sin que estén en contacto directo con el agua. También comprendemos el alto valor terapéutico de los caldos, que conservan todo el contenido alcalino de las verduras y que resultan tan equilibrantes en enfermos y convalecientes.

ALIMENTACIÓN ANTIFISIOLÓGICA (Dieta basada en alimentos acidificantes y sedentarismo), crea en nuestro organismo un entorno de acidez y éste, a su vez, provoca la expulsión del oxígeno de las células.

En su obra “El metabolismo de los tumores “, Warburg demostró que todas las formas de cáncer se caracterizan por dos condiciones básicas: la acidosis y la hipoxia (falta de oxígeno). También descubrió que las células cancerosas son anaerobias (no respiran oxígeno) y no pueden sobrevivir en presencia de altos niveles de oxígeno. En cambio, sobreviven gracias a la glucosa siempre y cuando el entorno esté libre de oxígeno.

Por lo tanto, el cáncer no sería nada más que un mecanismo de defensa que tienen ciertas células del organismo para continuar con vida en un entorno ácido y carente de oxígeno. Las células sanas viven en un entorno alcalino y oxigenado, lo cual permite su normal funcionamiento. Una vez finalizado el proceso de la digestión, los alimentos generarán una condición de acidez o alcalinidad al organismo en función de la calidad de las proteínas, los hidratos de carbono, las grasas, los minerales y las vitaminas.

¿Y CÓMO PODEMOS MEDIR LA ALCALINIDAD O ACIDEZ DE LOS ALIMENTOS?

El grado de alcalinidad y de acidez se mide a través de una escala de pH, mediante una escala del cero 0 (ácido extremo) hasta 14 (alcalino extremo), siendo el 7 el valor base o neutro.

La contaminación atmosférica, los malos hábitos alimenticios o el estrés acidifican el cuerpo y alteran este pH. Y la sangre reacciona: roba los nutrientes que necesita del resto de órganos vitales para compensar el desequilibro.

ALIMENTOS QUE ACIDIFICAN EL CUERPO

Por lo general resultan acidificantes aquellos alimentos ricos en grasas saturadas, azúcares y harinas refinadas y proteínas. Sobre todo, los alimentos de origen animal, como las carnes o lácteos y los productos procesados e industrializados, en general, todo lo que tenga aditivos artificiales es dañino porque alteran mucho y muy rápido nuestro pH.

Cuando el organismo se acidifica, enfermamos…

  • Por la alteración del funcionamiento de las células.
  • Por la agresividad de los ácidos, sobre todo en los órganos encargados de su eliminación, como la piel, los riñones y los pulmones. Por eso pueden aparecer eccemas, urticaria, prurito, enrojecimientos de la piel por acidez excesiva del sudor, micciones dolorosas por orina muy ácida, cistitis, uretritis e infecciones respiratorias.
  • Por la desmineralización debida a la utilización de sustancias básicas de los tejidos para neutralizar los ácidos, como por ejemplo el uso de sales básicas de calcio del hueso para neutralizar la acidosis generada por las proteínas de la leche. Por eso pueden aparecer alteraciones en el esqueleto, los dientes, inflamación de las articulaciones, canas, cabellos sin brillo, pérdida de cabello, uñas frágiles, piel desecada y con fisuras y encías sensibles que sangran con facilidad.

¿Cuáles son los síntomas más comunes de la acidosis?

  • Afecciones cardiovasculares
  • Aumento de peso, obesidad, y diabetes
  • Exceso de carga en los riñones y formación de cálculos
  • Desgaste y pérdida de masa muscular
  • Inmunodeficiencias
  • Desequilibrios hormonales
  • Envejecimiento prematuro
  • Osteoporosis
  • Caries
  • Dolor de articulaciones, dolor muscular y gota
  • Falta de energía y fatiga crónica
  • Digestiones lentas
  • Hongos, infecciones y virus
  • Tristeza, tendencia a la depresión, nerviosismo e irritabilidad
  • Saliva ácida, encías inflamadas y sensibles, alta irritación de las amígdalas y faringitis

CUATRO CLAVES PARA COMBATIR LA ACIDEZ

  1. Nutrición. Somos lo que comemos, así que, si quiere ser alcalino, coma alimentos alcalinos. Según Enrique González, director técnico de Bioenergía Humana (BHU) y nutricionista terapéutico, lo ideal es “compensar con más alimentos alcalinizantes -ricos en potasio, magnesio y/o calcio- para que el cuerpo no tenga que sufrir robando minerales para alcalinizar la sangre”. De este modo lograremos equilibrar la cifra del pH.
  2. Ejercicio físico, deporte.Un cuerpo sedentario realiza sus funciones con mucha más lentitud. Se aconseja hacer deporte adaptado a la edad y el nivel de preparación de cada uno para mantener el cuerpo vivo. Así se activa el metabolismo, se eliminan toxinas y el organismo funciona bien.
  3. Ducha interior.Depurar los residuos de nuestro cuerpo es imprescindible. Los tóxicos también nos acidifican, sobre todo si el organismo no limpia o no drena bien. Hidratarse también es muy importante.
  4. Equilibrio emocional. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la salud implica bienestar físico y psíquico, así como bienestar ambiental y social. El estrés emocional provoca que ciertas hormonas nos tensionen y dejen residuos en el organismo. Necesitamos un estado de salud mental y emocional adecuado que nos ayude a lograr un cuerpo alcalino.

ALIMENTOS ALCALINOS

Son aquellos que contengan una buena dosis de calcio, magnesio, sodio y potasio, como la mayoría de las frutas y verduras. Así que nuestros mejores aliados alcalinos para mantener el equilibrio de la sangre son por excelencia los zumos y batidos verdes, los germinados, algunas semillas, los vegetales y sobre todo los de hoja verde.

Consejo: no toda la dieta debe ser 100% alcalina. El objetivo siempre debe estar en 80% alcalino y 20% ácido, pequeñas porciones diarias o mitad del plato una vez por semana.

COMO ALCALINIZAR NUESTRO CUERPO

JUGO VERDE: HOJAS DE DIENTE DE LEÓN, 4 TALLOS DE APIO, UN PEPINO, 7 HOJAS DE LECHUGA, 10 TALLOS DE PEREJIL, ½ NOPAL Y UNA TAZA CON AGUA DE COCO.

Gracias a su aporte de fibra y antioxidantes, el jugo verde estimula el metabolismo y tiene efectos depurativos y diuréticos, que ayudan a eliminar desechos y combatir la retención de líquidos. Por ejemplo, tienen un efecto alcalino que al llegar al organismo regula el pH de la sangre para reducir el riesgo de enfermedades comunes y crónicas. Además, cuenta con increíbles efectos diuréticos y depurativos para eliminar las sustancias de desecho del cuerpo y combatir la retención de líquidos que influye en la inflamación.

Y cabe resaltar que un estudio realizado por expertos de la Clínica Mayo, destacan que, además de proporcionar al cuerpo muchos nutrientes, este tipo de jugo es excelente para acelerar el metabolismo, ya que cuenta con un bajo índice de calorías y alto contenido de fibra y antioxidantes que apoyan la función del metabolismo para bajar de peso con más facilidad.

JUGO PURIFICADOR DE ¼ MANZANA VERDE, ¼ COL RISADA, ¼ ESPINACA

ESPINACAS: Alimento más completo desde el punto de vista nutricional. Contienen vitaminas, minerales, proteínas y fibras que benefician muchas de las funciones principales del cuerpo. Al igual que otros alimentos de color verde, esta es rica en clorofila. Esta sustancia es benéfica para la sangre, ya que puede favorecer su oxigenación.

MANZANAS: Contienen alrededor de 126 calorías y proporcionan fibra dietética significativa y pequeñas cantidades de vitamina C. También contienen fitoquímicos, compuestos vegetales con actividad anticancerígena y antioxidantes. Tienen alto poder de saciedad por su contenido en pectinas. Por esta misma razón ayudan a reducir el colesterol y regulan la función intestinal. Las manzanas tienen un índice glucémico bajo, lo que ayuda a no aumentar la insulina luego de ser consumida.

COL RIZADA: Vegetal crucífero. Esta se distingue en la medicina alternativa por su capacidad para desintoxicar el cuerpo y reducir el colesterol. Esto se debe a su contenido en niacina o vitamina B3, una vitamina que dosis altas tiene efectos beneficios para luchar contra el colesterol malo. Además, contiene una gran cantidad de antioxidantes que inhiben el daño oxidativo.

JUGO ALCALINO DE UNA TAZA CON PIÑA, 2 MANGO, ½ TAZA CON UVAS

PIÑA: Contiene vitamina C, bromelina, antioxidantes y minerales que la convierten en un alimento alcalino y depurativo capaz de eliminar la acidez y las toxinas que se acumulan en el cuerpo. Su consumo regular contribuye a limpiar la sangre y mejorar la respuesta inmunológica para combatir los microorganismos patógenos.

MANGO: es una de las frutas que además de ser deliciosa, es rica en Vitamina C, betacaroteno, potasio.

UVAS: El aporte calórico de la uva queda compensado por su capacidad depurativa. Contiene más de un 80% de agua que ayuda a aligerar el organismo. Su calcio (15 mg/100 g) y otros elementos alcalinos estimulan el hígado, órgano que equilibra la acidez de la sangre, la limpia y la hace más fluida, con lo que actúa poderosamente en las transformaciones orgánicas.

1 VASO DE AGUA TIBIA EN AYUNAS CON 15 GOTAS DE PROPÓLEO

El propóleo es uno de los antibióticos naturales más efectivos que podemos tomar sin el riesgo de sufrir ningún efecto secundario. Desde la antigüedad se conocen las virtudes curativas de este extracto natural. Un producto que ya los antiguos egipcios lo usaban para embalsamar. Además, sirve para curar heridas, favorecer la cicatrización y calmar el dolor.

TERAPIA DE UVAS

Se recomienda comer uvas, únicamente la cantidad donde usted sienta saciedad, por un periodo de 10 días.

JUGO DETOX: 2 ZANAHORIAS, 50 G DE GERMEN DE TRIGO, UN LIMÓN, UNA JÍCAMA.

ZANAHORIA – Es un vegetal muy reconocido en todo el mundo. Esto no solo se debe a su delicioso sabor, sino también a su aporte de nutrientes como: fibra, vitaminas (A, B, C, D, E, ácido fólico) Minerales (hierro, potasio, fósforo, calcio) y Antioxidantes naturales, que nos ayudarán a desintoxicar nuestro cuerpo rápida y efectivamente.

GERMEN DE SOYA – Debido al aporte de vitamina C contenida en los germinados de soja, ayuda al sistema inmunológico a combatir las bacterias y los virus, para que se mantenga saludable. Además, Estos germinados proporcionan fibra dietética, por lo que pueden mantener tu peso, y como llevan tiempo para masticarlos, tu cuerpo siente que se llena más pronto, evitando comer en exceso y sintiéndote más saciado.

LIMÓN – El jugo de limón ayuda a eliminar los materiales no deseados ya que al tomar jugo de limón las toxinas se liberan a un ritmo más rápido, lo que ayuda a mantener la salud del tracto urinario. El ácido cítrico de los limones ayuda a maximizar la función de la enzima que estimula el hígado, contribuyendo a su limpieza y desintoxicación.

JÍCAMA – La jícama está llena de vitaminas y minerales. Es una buena fuente de fibra y contiene vitamina C, calcio, potasio, fósforo, hierro, carbohidratos y pocas proteínas y lípidos. Además, es baja en sodio. Por otra parte, no tiene calorías de grasa, ni colesterol. Está compuesta por un 90% de agua y es un tubérculo con propiedades diuréticas.

ALIMENTOS IDEALES

PEPINO: Los principales beneficios del pepino se le atribuyen a la gran cantidad de agua de su composición. Esto no solo lo convierte en uno de los alimentos más bajos en calorías, sino que además hace que sea uno de los más alcalinos. Contiene cantidades importantes de antioxidantes como los lignanos. Estos se han asociado con la prevención de ciertas enfermedades crónicas. Lo mejor es que su versatilidad permite incluirlos de muchas formas en la dieta, lo que lo convierte en una base para la alimentación más alcalina.

BRÓCOLI: Por nutrición y salud, todas las personas deberían incorporar por lo menos 4 porciones de brócoli en su alimentación semanal. Esta verdura es una fuente de clorofila, antioxidantes y fibra dietética que ayudan a disminuir la acidez en la sangre y el exceso de toxinas. Está recomendado para mejorar la salud cardiovascular, apoyar los procesos metabólicos y fortalecer el sistema inmunológico. Así, es una fuente de nutrientes como: Vitaminas (A, B2, B6, B9, C y K), Minerales (manganeso, potasio, magnesio y calcio) y Proteína

LIMONES: Por el sabor que le da el ácido cítrico, muchas personas asumen que el limón hace parte del grupo de alimentos que causan acidez. Lo cierto es que esto es un error, pues de hecho se trata de uno de los más alcalinos. Así, puede ser muy beneficioso para nuestro organismo. Por otro lado, se destaca que es una fuente de: Vitaminas (del complejo B y C), Minerales (potasio, hierro, zinc y magnesio), Fibra dietética y Antioxidantes.

TOFU: Puede ser un buen sustituto a la carne y ayuda a alcalinizar el pH, puede agregarse a las ensaladas.

AVELLANAS: Son los frutos secos más alcalinos, pero también incluyen una sección de otros frutos secos y semillas como almendras, nueces de Brasil, nueces de macadamia, semillas de sésamo, chía, entre otros. Ayudan a suplir necesidades de proteínas.

LOS TÉS DE HIERBAS: Albahaca, equinácea, rosa de Jamaica, caléndula, son especialmente desintoxicantes mientras que el té de hierbas como la menta o manzanilla tiene efecto alcalino.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú