fbpx

Un artículo publicado en The New England Journal of Medicine repasa algunos de los mitos más aceptados por la sociedad y sobre los que no hay ninguna evidencia científica. Esto, subrayan los autores del artículo, de la Universidad de Alabama, en Birmingham (EE.UU.), es especialmente importante porque las políticas para luchar contra esta plaga deben estar diseñadas a partir de evidencias científicas y no en creencias. Dichos mitos, son alimentados por la población general, los medios de comunicación e incluso por algunos organismos oficiales, que hacen que, en muchas ocasiones, las políticas diseñadas para combatir esta epidemia del siglo XXI están mal diseñadas.

¿LA EDAD ES UN IMPEDIMENTO PARA PERDER PESO?

El metabolismo cambia conforme a la edad. Con el paso de los años baja y se enlentece: a medida que se avanza en edad el cuerpo quema menos calorías y las que no gasta las convierte en grasa. Las formas de perder peso no son las mismas según los periodos de la vida. Las motivaciones son distintas, el cuerpo y los hábitos alimenticios cambian. Tanto si tienes, 20, 30, 40 años o más, pero si te lo propones, sí se puede lograr bajar de peso, no interesando la edad, ya que lo importante es aprender a comer, cambiando hábitos alimenticios.

¿POR QUÉ EXISTEN CIERTAS DIETAS QUE FUNCIONAN CON ALGUNAS PERSONAS Y CON OTRAS NO?

Seguir una alimentación sana y equilibrada, moderando el número de calorías, y aumentar la actividad física suele ser suficiente para bajar de peso. Pero no siempre funciona. A veces la propia acción de ciertas hormonas en el organismo es la que pone “freno” al proceso de adelgazamiento. O puede haber otros factores que estén obstaculizando la pérdida de peso…

Antes de buscar otras causas que pueden estar boicoteando tu dieta, conviene que analices si realmente estás siguiendo unas pautas correctas. Contestar a las siguientes preguntas te puede ayudar a averiguar los motivos de por qué no pierdes peso:

  • ¿Sigues bien la dieta? A la hora de hacer un plan de adelgazamiento, los pequeños detalles son más importantes de lo que crees. Por ejemplo, no seguir las recomendaciones del dietista-nutricionista al 100% puede echar por tierra cualquier dieta por eficaz que sea.
  • ¿Eres constante? Empezar una dieta cada lunes o ponerse a régimen cada dos meses… es señal de que el problema está en los hábitos nutricionales y es necesario cambiarlos.
  • ¿Haces deporte? Si tu intención es adelgazar, practicar algo de ejercicio a diario es tan importante como comer de forma saludable y en cantidades moderadas. Si hasta ahora has llevado una vida sedentaria, este puede ser el problema

¿SERÁ QUE EL MOTIVO POR EL CUAL ENGORDO ES PORQUE SUFRO DE ALGÚN PROBLEMA GENÉTICO?

La herencia genética puede predisponerte a tener más dificultad para perder peso o mantener la línea. Sin embargo, en ocasiones, el sobrepeso no se “hereda” por los genes, sino por ciertas conductas adquiridas. Y es que en algunas familias se suelen transmitir los malos hábitos alimentarios, y estos se comparten desde la infancia.

¿CÓMO ES QUE HE PROBADO DE TODO Y NO CONSIGO BAJAR DE PESO?

Es muy común que a pesar de ir al gimnasio todos los días y seguir la dieta al pie de la letra, no logres bajar de peso. ¿Por qué sucede esto? Existen errores que se comenten al seguir un régimen alimenticio para bajar de peso y por ello no puedes adelgazar.

  1. Porciones grandes: Un error frecuente al seguir una dieta es que se piensa que si la comida es “ligera” se puede comer la cantidad que sea, lo que implica un exceso de calorías. Lo ideal es comer porciones pequeñas en cada comida, por muy ligera que ésta parezca.
  2. Bebidas azucaradas: este puede ser un factor para que no puedas bajar de peso. Un refresco de cola contiene 240 calorías y un café machiato tiene 230. Lo mejor es tomar agua natural, algún té, café sin azúcar, o en su defecto utilizar sustitutos de azúcar.
  3. Sobrestimar las calorías que quemas en el gimnasio: Muchas personas piensan que el sólo hecho de ir al gimnasio les ayuda a bajar de peso, y aunque no están del todo errados, si no hay una modificación en la dieta, el ejercicio no sirve de nada. Si comes más calorías de las que gastas, no podrás adelgazar. Lo ideal es encontrar un equilibrio entre las calorías que consumes y las que quemas en el gimnasio.
  4. Dormir poco tiempo: Se ha comprobado que el sueño está relacionado directamente con el sobrepeso. Dormir menos de 6 horas al día eleva los niveles de la hormona Ghrelin, que estimula el apetito especialmente de alimentos altos en carbohidratos o calorías.
  5. Saltarte comidas: Excluir alguna comida de tu dieta sólo alentará tu metabolismo, lo que hace más difícil quemar calorías. Para ver resultados tienes que hacer 5 comidas al día, desayuno, comida y cena, y dos colaciones, una a medio día y otra por la tarde antes de la cena.

Si no has bajado de peso como deseas, ¡no te desesperes! Verifica que no estés cometiendo algunos de los errores antes mencionados. Si es así, corrígelos y prepárate para lucir una figura envidiable

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú