fbpx

Desde el principio de los tiempos, ha resultado una tarea difícil para los padres descubrir cuáles son los mejores alimentos para sus hijos y además de hacer que les gusten. Esto se debe a que en principio algunos sabores serán más atractivos a su paladar que otros. Hoy te damos el secreto de las 5 mejores frutas que puedes dar a tus niños y que aportarán beneficios a su alimentación sin que te hagan una mala cara.

 

 

#1 Durazno

 

Es una de las frutas más deliciosas y con una textura suave que te permitirá introducirlas a una temprana edad en la dieta de tu hijo. Contiene vitaminas del complejo B (B1, B2, B3, B5, B6 y B9). Estas vitaminas ayudan a transformar los alimentos en energía, cuidan la salud mental, fortalecen el sistema nervioso y cuidan la salud del corazón, entre otras propiedades.

 

 

#2 Mora Azul

 

Además de tener un color muy llamativo y una sabor inigualable, la mora azul es rica en antioxidantes, los cuales previenen contra las enfermedades como el cáncer y cardíacas. Además, las antocianidinas presentes en las moras, se han relacionado en estudios recientes con un incremento en la destreza verbal. Aunque esta peculiaridad puede ser muy útil en la tercera edad, no lo es menos en la infancia, ya que es cuando las conexiones en el cerebro se están formando y pueden beneficiarse de esta función. En casos particulares como el de niños bilingües o aquellos con dificultades de aprendizaje, cobran aún más importancia.

 

 

#3 Kiwi

 

Su sabor ácido con una dulzura indiscutible hace del kiwi una fruta perfecta para ser usada en las meriendas de los chicos. Los kiwis tienen un nivel muy alto de vitamina C. Esta vitamina esencial no solo se encarga de mantener la función celular inmunológica sana para combatir las infecciones, sino que también puede reducir la gravedad y la duración de los síntomas del resfriado común. Además de ser beneficiosa para el sistema inmunitario, la vitamina C ayuda a activar determinadas enzimas del cuerpo de tus hijos que desempeñan un papel importante en la regulación del nivel energético. Por ello, se ha demostrado que los kiwis ayudan a aumentar la vitalidad, y a reducir el cansancio y la fatiga, lo que ayuda a los niños a concentrarse en los estudios.

 

 

#4 Platanos

 

Con una suave textura, el platano viene con un atributo primordial que beneficia a los más pequeños: un gran contenido de fibra que ayuda a fortalecer los músculos y hacerlos fuertes. También sirve para aplacar la diarrea, en niños de 11 años en adelante. Además, los plátanos son ricos en vitamina B6, la cual mejora las funciones cognitivas. De hecho, un plátano grande puede proporcionar la mitad de la cantidad de vitamina B6 recomendada. En este sentido, un estudio realizado en la Tufts University y publicado en la American Journal of Clinical Nutrition desveló que las personas que tenían una mayor concentración de vitamina B6 obtenían mejores resultados en las pruebas de memoria. Por otra parte, los plátanos también son ricos en magnesio y potasio, dos minerales que intervienen en la transmisión de los impulsos eléctricos en el sistema nervioso.

 

 

#5 Manzana

Reina y señora de todas las frutas, la manzana es una de las frutas con mayores atributos benéficos para el desarrollo de los más pequeños. Contiene vitamina C, flavonoides, pectina y fibra, todos estos los cuales disminuyen los índices de colesterol en la sangre y las posibilidades contraer cáncer. Es la clásica fruta para colocar en la lonchera de los chicos.

Esta, al tratarse de una fruta, es un alimento rico en hidratos de carbono se absorción rápida, por lo que aportará energía de manera instantánea. Esto es genial para los niños, ya que pueden tomarla a media mañana y a media tarde para que puedan terminar sin ningún tipo de problemas sus largos días.

Muchas madres y padres nos preguntamos cuándo es la edad exacta en la que nuestro pequeño puede empezar a comer fruta y, en este caso, la manzana. Según los expertos, a partir de los 6 meses podemos beneficiar a nuestros hijos de las propiedades de esta fruta, aunque lo haremos a través de purés. Será a partir de cuando el pequeño cumpla el primer año de edad cuando podrá comerla sin triturar. También tienes que tener en cuenta que lo ideal es empezar con la manzana roja, ya que esta será la más dulce y, por lo tanto es mucho más agradable para el paladar del niño. En el caso que vayamos a darle la fruta con la cáscara, es muy importante que la limpiemos bien, ya que esta puede contener alguna que otra bacteria o resto de algún producto artificial con el que hayan tratado la fruta.

Combinar las frutas con yogurt natural o preparar smoothies de frutas variadas son también una excelente opción para complementar una dieta deliciosa y enseñar a los niños que las frutas son una de las mejores opciones para mantener una buena y sabrosa alimentación.

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú