fbpx

Las sustancias fitoquímicas son elementos químicos que están presentes de manera natural en los alimentos de origen vegetal. Sus beneficios para la salud, especialmente su poder antioxidante y su papel en la prevención del cáncer, son investigados de manera exhaustiva en la actualidad.

Los fitoquímicos están presentes en determinados alimentos aportando diversas funciones beneficiosas. Los alimentos que contienen sustancias fitoquímicas se denominan alimentos funcionales ya que, además del componente nutricional, también aporta otro tipo de ventajas para la salud.

FLAVONOIDES

Son colorantes naturales de los vegetales.  Tienen grandes cantidades de antioxidantes, lo que ayuda a reducir las inflamaciones, mejorar la salud de las arterias y corazón: los flavonoides ayudan a frenar el proceso degenerativo de las arteriosclerosis y ejercen una moderada acción protectora contra el infarto.

Además, contribuyen a combatir el envejecimiento mediante la prevención y reparación del daño celular. Incluso puede ayudar a prevenir el cáncer y reducir la aparición de enfermedades comunes como la gripe, ya que potencializan la acción de la vitamina C.

Fuentes

Manzanas

Una de las frutas más completas y enriquecedoras. Las extraordinarias propiedades dietéticas que se le atribuyen a esta fruta se deben en gran medida a los elementos fitoquímicos que contiene, entre ellos, flavonoides y quercetina, con propiedades antioxidantes.

Investigadores del Instituto Mario Negri de Milán, tras una década de estudio sobre casi 15.000 personas, han concluido que la ingesta regular de al menos una manzana al día reduce significativamente la probabilidad de desarrollar tumores causados por varios tipos de cáncer. Principalmente la cáscara nos ayudará a reducir el riesgo de cáncer.

Brócoli

Investigadores de la Universidad de Illinois (Estados Unidos) descubrieron las claves que hacen que el brócoli sea tan saludable, tras identificar unos genes que le ayudan a acumular compuestos fenólicos como los flavonoides, cuyo consumo se asocia a un menor riesgo de enfermedad coronaria, diabetes tipo 2, asma o algunos tipos de cáncer.

Fresas

La quercetina es parte de un grupo de pigmentos vegetales llamados flavonoides que dan su color característico a las fresas y se encuentra naturalmente en las fresas. De acuerdo con University of Maryland Medical Center, la quercetina actúa como un antihistamínico y un agente antiinflamatorio y puede ayudar a protegerte del cáncer y enfermedades del corazón.

 

Uvas
Contienen flavonoides, elementos antioxidantes utilizados para contribuir en el cáncer, y a la vez efectivos anticoagulantes que permiten prevenir un ataque cardíaco. Para aprovechar el valor nutritivo de las uvas se aconseja beber jugo recién exprimido. En caso de comer la fruta, consumir su cáscara.

ANTOCIANINAS

Las antocianinas cumplen una acción antioxidante, evitando el estrés oxidativo. De esta forma se reduce la probabilidad de que se forme una placa de ateroma (cúmulo de colesterol) en las paredes internas de las arterias.

Por otra parte, reducen la síntesis de radicales libres, contribuyendo a evitar la aparición de enfermedades como cáncer y envejecimiento prematuro. Estas propiedades convierten a las antocianinas en sustancias esenciales para mantener sano el organismo.

FUENTES

Arándanos

Alto contenido de antioxidantes, actúan contra las inflamaciones intestinales, favorecen la circulación sanguínea, incrementan los niveles de colesterol “bueno” y ayudan a prevenir infecciones de orina (bacteria E.colli), la cistitis, infecciones de próstata, infecciones de riñones y enfermedades cardíacas. Estudio realizado en Hospital General Universitario de Valencia, comprobó que si se consumía de tres a seis meses arándanos rojos como complemento alimentario se conseguía reducir de manera significativa infecciones urinarias (cistitis)

Frambuesas

Los flavonoides de las frambuesas ayudan a tener un menor riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular, incluso en pequeñas cantidades. El alto contenido de polifenoles en las frambuesas también puede reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares mediante la prevención de la acumulación de plaquetas y la reducción de la presión arterial a través de mecanismos antiinflamatorios.

Un estudio de la Escuela de Salud Pública de Harvard (EEUU) demostró que un consumo sostenido regular de antocianinas de las frambuesas puede reducir el riesgo de un ataque al corazón en un 32% en las mujeres jóvenes y de mediana edad. Por si esto fuera poco, el potasio de esta fruta también apoya la salud del corazón.

Uva negra

Con respecto a la cantidad de antioxidantes, la uva negra o morada, presenta un porcentaje mayor con respecto a los demás tipos de uvas. El poder antioxidante es uno de los beneficios más destacados de la vid, y es que la uva negra contiene el trio antioxidante: resveratrol, taninos y antocianinas.

Según un estudio de la Universidad de Glasgow, Reino unido, concluyó que el zumo de uva morada tiene una alta concentración de antocianinas y resveratrol en comparación con otros zumos de frutas, tales como manzana, arándano, naranja, pomelo, piña.

ISOFLAVONAS

Las isoflavonas de la soja son un grupo de sustancias que poseen una estructura similar a los estrógenos humanos. Por eso actúan como tales sobre el organismo, proporcionando beneficios a la mujer en la menopausia. Además, actúan como antioxidante en el organismo.

Poseen una acción estrogénica suave: las isoflavonas tienen una estructura química tal que les permite actuar en los mismos lugares que los estrógenos supliendo en parte su papel.

Las isoflavonas ayudan a paliar los efectos del síndrome climatérico, reducen el riesgo de osteoporosis y evitan el incremento de peso

FUENTE

La soja es una gran fuente de isoflavonas. Se recomienda su consumo a mujeres en edad menopáusica, produciendo en muchos casos reducción de los síntomas propios de este período, como los sofocos.

Mejora la estructura ósea reduciendo el riesgo de fracturas y previenen la aparición de osteoporosis. Aporta una acción antioxidante. Cuentan con una alta capacidad para neutralizar los radicales libres (culpables del deterioro y envejecimiento del organismo) que se generan como consecuencia de la contaminación y del estrés. Estimulan la renovación celular.

Tienen propiedades antitumorales, especialmente en casos de cánceres como el de mama o próstata.

LIGNANOS

Sustancias relacionadas con los fitoestrógenos, dotadas con un gran poder preventivo: protegen contra el cáncer y cuenta con antioxidantes que contribuyen a eliminar los radicales libres nocivos, frenan la arteriosclerosis y previenen infartos.

De acuerdo con una revisión publicada en Critical Reviews en Clinical Laboratory Sciences, los efectos anti-estrogénicos de los lignanos (es decir, su capacidad para bloquear los efectos del estrógeno en algunos tejidos) podrían ayudar a reducir el riesgo de cánceres relacionados con las hormonas (mama, de útero, ovario y próstata)

También hay investigaciones que sugieren que las mujeres posmenopáusicas que tienen un alto consumo de lignanos alimentarios tienen un riesgo del 15 por ciento menor de cáncer de mama en comparación con aquellas cuyo consumo es más bajo.

El Centro Médico de la Universidad Maryland, realizó un estudio donde mujeres postmenopáusicas que habían sido recientemente diagnosticadas con cáncer de mama comieron un muffin con 25 gramos de linaza todos los días durante 40 días y encontraron que agregar linaza a la alimentación puede tener el potencial de reducir el crecimiento del tumor en mujeres con cáncer de mama.

FUENTES DE LIGNANOS ALIMENTICIOS

Las semillas (linaza, calabaza, girasol y sésamo) y los vegetales son algunas de las mejores fuentes alimenticias de lignanos. La linaza es la fuente alimenticia más rica y moler las semillas puede mejorar la biodisponibilidad de los lignanos.

COMPUESTOS SULFUROSOS

Son diversas sustancias que contienen azufre y que otorgan un aroma y sabor típico a las plantas de la familia de las crucíferas, como los glucosinolatos, elemento fitoquímico muy eficaz como agente anticancerígeno.

FUENTES: La familia de las crucíferas.

Berros

Anteriormente se hizo un estudio en The American Journal of Clinical Nutrition en el año 2007 en el que se comprobó como un consumo regular de berro ayuda a reducir en gran medida el impacto negativo que tienen los radicales libres en nuestro organismo, mejorando la capacidad defensiva del cuerpo o lo que es lo mismo, reforzando el sistema inmune.

Los berros contra el cáncer son un alimento por lo tanto que ayuda a prevenir esta enfermedad, incluidos dentro de una alimentación alcalina, sino de poco serviría comerlos al igual que tampoco serviría comer algún otro alimento alcalino si nuestra alimentación fuera ácida.

Rábano:

Investigadores de la Universidad Tecnológica Jawaharlal Nehru de la India, realizaron un estudio y descubrieron que el rábano tiene la capacidad de matar las células cancerosas mediante la inducción de la apoptosis (vía de destrucción o muerte celular programada o provocada por el mismo organismo)

 

Este estudio se publicó más adelante en la revista médica Plantas de alimentos para la nutrición humana” en el año 2010. Donde se declaró que la “vitamina C, isotiocianatos y antocianinas” que se encuentran en las raíces de rábano, contribuyen a matar las células cancerosas y ayuda a prevenir el daño de los radicales libres a la célula ADN. Así, el rábano no sólo es útil para los que sufren de cáncer, sino que también ayuda en la prevención del cáncer.

 

Col

La coliflor puede ser de gran ayuda para aquellas mujeres con cáncer de mama. Según un estudio presentado en la Reunión Anual de la Asociación Americana de Cáncer, el consumo de crucíferas en mujeres diagnosticadas de cáncer de mama se asocia con una mejora en la supervivencia en un grupo de mujeres de raza china.

CAROTENOIDES

Los carotenoides son pigmentos que aportan los colores amarillos y rojos característicos de muchas frutas y hortalizas. Se encuentran en el interior de las células vegetales y actúan como antioxidantes naturales para nuestro organismo. Dentro del grupo de los carotenos, encontramos cuatro subgrupos: los betacarotenos, los alfacarotenos, el licopeno y la criptoxantina. Funcionan como potentes antioxidantes, previenen contra el cáncer, protegen la piel y córneas de la radiación ultravioleta, estimulan al sistema inmune

BETACAROTENOS

Desempeña un papel importantísimo en la nutrición humana, puesto que es el precursor de la vitamina A. Esta vitamina es esencial para el correcto funcionamiento de la visión, especialmente la visión nocturna, además para el fortalecimiento del sistema inmunológico y para la reparación de los tejidos del organismo (piel, mucosas, uñas, cabello, esmalte de dientes…)

FUENTE

ZANAHORIA

Según un estudio de la Universidad de Duke, la deficiencia de vitamina A hace que los segmentos externos de los fotorreceptores del ojo tiendan a deteriorarse, dañando la visión normal. Así, la corrección de las deficiencias de vitamina A (existentes sobre todo en países en vías de desarrollo) con alimentos ricos en betacaroteno como en este caso las zanahorias, restauran la visión. No existe ninguna ventaja para la visión en personas que no sufran de deficiencias de vitamina A.

LICOPENO

El licopeno confiere el color rojo característico de los pimientos, tomates o sandías.  Estos alimentos son especialmente recomendables para los hombres, puesto que ayudan a prevenir el cáncer de próstata. Además, disminuyen el colesterol.

FUENTE

JITOMATE

Investigadores mexicanos del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav), resaltaron las propiedades del jitomate, ya que observaron su capacidad para reducir la inflamación y el crecimiento de la próstata, debido a que el jitomate contiene, además de fibra, una sustancia llamada licopeno, la cual es antioxidante y se fija en la próstata, evitando que las células malignas se acerquen a dañarla.

FITATOS

Pertenecen a la familia de los polifenoles (ácidos fenólicos). Los fitatos interfieren en la absorción de hierro, calcio, zinc y otros minerales, pero esto no supone un problema puesto que los alimentos que contienen fitatos son ricos es esos minerales.

FUNCIONES

Los fitatos contribuyen a eliminar la absorción de grasas. Se ha demostrado que el consumo de alimentos ricos en fitatos es beneficioso para la arteriosclerosis y enfermedades del corazón.

En conclusión, consumir frecuentemente alimentos ricos en fitatos ayuda al organismo para que no absorban sustancias que en exceso podrían ser nocivas, como los metales pesados, y además, contribuyen a mejorar la salud.

FUENTES NATURALES:

Alimentos ricos en fitatos: avena, cacahuates, lentejas, alubias, garbanzos, legumbres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú